Barrio Mío

¡Felices 154 años!

Llegó un nuevo aniversario. Hace cuatro años el festejo de los 150 conmocionaba a los colegialenses más entusiastas. Y ahora ya son 154 las imaginarias velitas que estamos soplando.
El 21 de septiembre está emparentado con el Día de la Primavera, el Día del Estudiante, y en relacióna todo eso, también el Día de Colegiales se celebra desde hace relativamente escaso tiempo: el 18 de septiembre de 2003, mediante la Ley 1060, La Legislatura decretó que Colegiales tuviera su día de «nacimiento» el 21 de septiembre de 1863.
¿Por qué este año en particular? Fue allí cuando Miguel Cané ingresó al Nacional Buenos Aires. Más adelante, se convertiría en un afamado escritor. Entre sus obras más reconocidad, «Juvenilia» (1883) ocupa un espacio de privilegio. En este libro, Cané relata las aventuras de un grupo de chicos del Colegio en sus vacaciones de verano. Su sitio elegido para vacacionar, era el amplio descampado provisto de quintas, conocido entonces como La Chacrita de los Colegiales.
La actual avenida Federico Lacroze llevaba el nombre de Camino de los Colegiales, justamente porque los alumnos solían recorrerla a caballo, desde Cabildo (cuyo nombre era Camino del Norte) hacia la Chacarita, en épocas en que ni siquiera se había construido nuestra estación. Recién el 17 de abril de 1898, se produciría su inauguración, siendo el lugar eligido para levantarla, la traza del Ferrocarril Mitre y su cruce con el Camino de los Colegiales. Por ende, la estación tomó el nombre del barrio (no al revés).
A partir del nuevo siglo y en buena medida gracias a la llegada del tren, la zona fue adquiriendo impulso. Los alumnos del Nacional Buenos Aires dejaron de venir y por ese mismo sendero, comenzaron a avanzar otros medios de transporte -el tranvía, por ejemplo- y se propagaron la actividad comercial y residencial. Pero como símbolo del paso de aquellos pioneros, el 21 de septiembre quedó consagrado merecidamente.

Chacarita_1902

Federico Lacroze (antiguo Camino de los Colegiales) en 1902, vista desde el Cementerio de la Chacarita. Foto: Archivo General de la Nación.

Deja un comentario