Gente de Cole

Raúl, el cafetero de Elcano

Con su carrito y sus termos, recorre desde hace 27 años el barrio. Su nombre es Raúl y vive en Los Polvorines. Sí, así es: pese a que muchos creen que es de Colegiales, aquí solamente trabaja. Cada mañana, muy temprano, emprende el largo viaje, cuyo primer destino es una habitación alquilada donde arma la estructura de lo que, momentos después, pondrá a la venta. Entonces, la Avenida Elcano y sus alrededores se convertirán en el hábitat natural de este padre de cinco hijos a quien todo el vecindario saluda cuando lo ve atravesar las calles a paso firme y alegre.
Raúl vende café, té y mate cocido. Su clientela la hizo mayoritariamente, entre los comerciantes de la zona. A La Voz de Colegiales le contó que comenzó a ejercer esta actividad, casi de casualidad, que antes era repostero y que todavia, en los ratos libres, hace tortas y platos dulces, pero únicamente como hobby.
También cuenta que a lo largo de los años, su caudal de venta fue mermando. Y no porque los clientes no lo requieran sino porque «el físico ya no es el de antes», confiesa. «Aparte cuando mis hijos eran chicos tenía más necesidad y no paraba en todo el día. Ahora, ya son adultos y se mantienen solos, con excepción de la nena más chica, que tiene 10 años».
Un auto pasa. Desde adentro, lo saludan a viva voz. Raúl sonríe, responde y destaca las bondades de su oficio: «Manejás tus horarios, administrás tu plata, nadie te manda… Es lo mejor que hay…»
Es lo último que dice en esta amigable entrevista pactada en la vereda. De inmediato, toma sus cosas e ingresa a una panadería de Freire entre Elcano y Avilés, donde le estaban reclamando un cafecito.

Deja un comentario