Actualidad

DE BALDÍO A ESPACIO RECREATIVO

Hasta hace tres meses, el aspecto de la esquina de Céspedes y Giribone no difería del que mantuvo en las últimas décadas: un espacio desierto, delimitado por ambas calles y los muros de las propiedades vecinas.

20170629_170251

En julio, quienes pasaban por el lugar en forma cotidiana, se sorprendieron por ver un movimiento que no era usual. Ya no se trataba de los jóvenes que usaban el baldío como reunión, sino de una cuadrilla municipal que procuraba introducir mejoras en la zona. En principio, colocaron una capa de cemento en el suelo desparejo.

Plaza_Giribone_Cespedes

Por un par de meses, no se observó más movimiento. Pero quienes pensaron que hasta ahí había llegado la cosa, cuando a comienzos de agosto, vieron que más gente se reunía a trabajar en el lugar, comprendieron que las obras continuarían.

Untitled-1
Durante varios días, muralistas treparon por los andamios y pintaron enormes dibujos encima de un fondo negro. Otros empleados construían canteros, mesas de ping pong y colocaban césped artificial.

Untitled-4
Finalmente, se inauguró en el mediodía del sábado 19 de agosto. Por supuesto, para el estreno, no podían faltar los funcionarios oficiales. En esta ocasión, fue el vicejefe porteño Diego Santilli, quien muy sonriente, llegó secundado por sus asesores, jugó al ping pong, al fútbol tenis, se sacó fotos y conversó con los vecinos: algunos se acercaban de motu proprio; otros eran animados a hacerlo por los colaboradores de Santilli, que simultáneamente, escribía en twitter: «…hay de todo para hacer… Es un nuevo espacio para disfrutar. Con bancos, mesas de ping pong, plantas y murales…Gracias a todos los voluntarios por el trabajo…».

Untitled-3
Más allá de lo pomposo de la inauguración, cabe destacar que que quedó muy bien. ¡Ojalá que dure!

DHmnP7DXcAESRv8.jpg large

Deja un comentario