Actualidad

El Estado compró el edificio de “El Molino”

La  histórica confitería El Molino bajó la persiana en 1997. Ubicada en Rivadavia y Callao, había abierto sus puertas en 1916, por lo que el año pasado (el 9 de julio, más precisamente) hubiera llegado a su centenario. Pero la crisis de finales de los Noventa hizo blanco también en este ícono de Buenos Aires, que supo a recibir las más diversas personalidades del quehacer político y social. Desde su cierre el edificio estuvo en estado de abandono, tal es así que el vecindario se quejó por el peligro que implicaba la caída constante de su mampostería y para que no continuaran los inconvenientes, se le colocó una malla protectora a la fachada.
Hace algunas semanas, se anunció que los descendientes de los fundadores accedieron a desprenderse del inmueble, aceptando la oferta de casi 182 millones de pesos que acercó el Estado. Ahora, se habla de que El Molino volvería a ser una confitería, museo y casa de cultura. Para que eso ocurra, habrá que aguardar que el edificio sea sometido a una evaluación por su importante grado de deterioro. Luego, comenzaría su remodelación.

Deja un comentario