Barrio Mío

LA CALESITA DE LACROZE

La calesita de la Avenida Federico Lacroze es un símbolo de Colegiales. Ubicada a escasos metros de la estación, hasta la llegada de su «pariente» de la plaza Mafalda -tres años atrás- durante mucho tiempo fue la única exponente del rubro en el barrio. Algunos vecinos de cuya memoria y sabiduría no dudaremos, sostienen que hace más de 60 años, existía otra en Virrey Olaguer y Conesa, cuando las edificaciones aún no se habían adueñado por completo de la manzana.

DSC07688
Hasta hace unos veinte años, también hubo una calesita en Cabildo y Aguilar, en un predio con juegos infantiles convertido luego en lavadero. Pese a que los límites oficiales la hacían parte del barrio, a aquella calesita se la asociaba mucho más con Belgrano, hasta su desaparición.
La de Lacroze, en cambio, continúa firme a pesar de que las obras del viaducto le pasaron prácticamente por encima, y de que tras la culminación del mismo, la circulación peatonal por esa zona disminuyó considerablemente y la vehicular quedó reducida casi a la nada misma.

DSC05489

Cuando Federico Lacroze todavía tenía barrera, el acceso a la calesita era mucho más sencillo.

Pero su dueño, Gustavo, ya lleva un cuarto de siglo al frente del emprendimiento familiar y no se achica asi nomás. «Todas las calesitas de la Capital fueron declaradas por ley Patrimonio Cultural, y nadie puede tocarlas», le dijo a uno de nuestros cronistas. Antes que él, el predio emplazado en terrenos del ferrocarril tuvo tres dueños. Pero Gustavo tiene la constancia propia de alguien que entiende del tema, pues su experiencia en el rubro data de los tiempos en que tenía otra calesita en el Parque Rivadavia. Y, por supuesto, de alguien a quien su trabajo, le causa sumo placer: «Tengo claro que rico, no me voy a hacer. Si estoy acá, sobre todo, es porque me gusta ver cómo se divierten los chicos», se enorgullecía en el diálogo con La Voz de Colegiales.

1 comentario

  • Paso todos los días frente a la calesita y me encanta que se conserve tal cual, sin modernizarla. Dios quiera que permanezca todo el tiempo posible. Demostremos los argentinos que valoramos nuestra historia, cuidando estos verdaderos tesoros.

Deja un comentario