Barrio Mío

«AMO ESTE BAR, QUIERO MORIRME ACÁ ADENTRO»

Ariel y José Luis Cofiño, que compró el fondo de comercio en 1966 y todavía trabaja allí. En la foto de abajo, junto a su esposa Lorena.

La historia del Bar Conde es muy conocida. No en vano, su fama de «bar de los de antes» provocó que se lo mencionara en diversos medios, y no sólo los del barrio. Para resumir: el lugar se inauguró en 1902, con el formato de  antiguo bar-almacén. En 1966 José Luis Cofiño (nacido en Asturias, España y llegado a Buenos Aires en 1960) adquirió el fondo de comercio. Y aún hoy, sigue atendiendo el local.
Sin embargo, a fines de 2014 algo cambió. La esencia del boliche es la de siempre, con la diferencia de que Ariel, uno de los hijos de José Luis, es el que formalmente, está a cargo la mayor parte del día. «¿Qué es lo que más me gusta de este laburo? Todo, todo…», confesó en la entrevista, con serias dificultades para hallar las palabras que definan sus sentimientos para con el legendario salón.

2016-02-20 11.56.41
Ariel, nacido en 1977, ya lo frecuentaba siendo muy chiquito. «Vivíamos en Florida y mi viejo me traía. A mí me encantaba. Cuando tenía 10 años, nos mudamos acá enfrente, donde todavía sigue viviendo mi papá. Y ahí sí, te podrás imaginar que estaba todo el día acá adentro».
Ariel está casado con Lorena, que también forma parte del elenco estable de Conde, y es padre de Lola (15) y Renzo (10). «A ellos les gusta venir, pero no sé si seguirán nuestros pasos. Todavía no los veo… Lo que yo quiero es que sean felices, hagan lo que hagan», dice Ariel, cuya vivienda -siempre en el barrio- ahora se encuentra en Virrey Avilés y Conesa.
Cada día, con excepción de los domingos, levanta la persiana a las 7, y la baja a las 9 de la noche. «En ese horario no me muevo de acá. Al principio abría también los domingos, pero era demasiado. Necesitaba un poco de descanso, y dedicarle más tiempo a la familia». Desde entonces, el negocio permanece cerrado ese día. «Quizás podría encargarse otra persona, pero me cuesta mucho delegar», reconoce Ariel, que tuvo numerosos trabajos a lo largo de su vida: «Laburé en un taller, en pizzerías, en un lavadero, en Cinemark, hasta vendí diccionarios. Pero en 2001 largué todo y como mi viejo se estaba quedando medio solo, empecé a dedicarme solo a esto».

2016-02-20 11.59.45
El hecho de que en Colegiales haya cada vez más negocios del rubro gastronómico, según el entrevistado, no es preocupante: «Hay espacio para todos. Nosotros ya tenemos una clientela que nos es fiel».
Miembros de la farándula suelen darse una vuelta en forma muy frecuente: «Vienen músicos, periodistas, actores, como Esteban Lamothe con su hijo Luisito y su mujer Julieta… Hasta Ricardo Montaner estuvo acá. Nadie los molesta, son uno más entre todos».
Inclusive los políticos se atreven a entremezclarse en el mítico salón: «Para las últimas elecciones, en plena campaña electoral, estuvo Axel Kicillof con Pablo Echarri y todo un equipo del FpV. Pero ojo, acá se respetan todas las ideologías. Es un espacio totalmente abierto», aclara Ariel, para no quedar atrapado en la trillada «grieta» que sigue enfrentando a tantos compatriotas. «Hasta hace un tiempo traíamos el Clarín pero tuve que dejar de hacerlo porque me lo echaban en cara. Pará un poco… La gente está muy sensible», se irrita Ariel, declarándose, por otra parte, un enamorado del barrio. «A Cole no lo cambio por nada». Y a propósito del clima que reina en el boliche, señala: «Somos como una gran familia, nos queremos mucho. Este debe ser uno de los pocos lugares donde atienden los clientes. Es muy divertido, si ven que estoy ocupado en otra cosa, ellos me dan una mano. Y yo, me convierto en especie de psicólogo de todos».

bar3
Los Cofiño y el Bar Conde son una fusión fuertemente sujeta a una historia y una actualidad en común. Lo demuestra, por ejemplo, la identificación que Ariel siente por él, más allá de su horario de trabajo: «Cada sábado a la noche, después de cerrar, nos juntamos a comer con 20 amigos. Yo amo este bar, quiero morirme acá adentro».
Dirección: Conde 701
Teléfono: 4551-3889

Deja un comentario