Club Juventud Deportes

Laura Vigil: «Las chicas brillaron en la pista»

El 9/10 de diciembre fue la fiesta anual de patín. La profe (en el centro de la foto) expresó su satisfacción.

De esta manera opinó la profe tras la epectacular doble jornada: «¡El show fue un éxito! Estoy feliz por el trabajo realizado, las chicas brillaron en la pista. La familia acompañó y disfrutó los dos dias. Fue un gran cierre de año con todos los grupos. Ahora continuamos las clases durante diciembre y nos tomamos vacaciones en enero. En febrero arrancamos con todo y renovando el grupo inicial con nuevas patinadoras. El martes 20 se abre la inscripción nuevamente para el 2017. ¡Cupo limitado!».

15442244_1369983449720563_4601768892444468830_n

15355631_1369982726387302_5506422284982400921_n

15338857_1369984046387170_1063879253642315536_n

15401139_1369984246387150_459491673292553187_n

15317761_1369983163053925_6411649148101555734_n

15400348_1369983903053851_741989835833782589_n

15284093_10210733961966958_5620884321870064749_n

15356528_10210734102930482_7000966385281016297_nAlgunos de los grupos de patinadoras que se presentaron en el show de fin de año. Los hubo de todas las edades, coronando una gran temporada. Arriba, el gimnasio colmado como en las grandes jornadas y lleno de glamour.

 

FERNANDO JUAN: «EL VOLEY HACE QUE ME OLVIDE DE TODO»

14882143_1550932851599837_7787441754042934767_o1

Referente del masculino de Mayores, es el primero de la izquierda, en la fila superior.

Fernando Juan tiene 39 años. En 2015 llegó al club para actuar en el equipo recreativo de voley y no tardó en convertirse en referente: «Vine luego de estar parado casi un año por una lesión, me puse a buscar club para volver a jugar y mirando en internet encontré el club Juventud. Yo vivo a 15 cuadras. Cuando vine a ver de qué se trataba me gustó la idea de club barrial», comenta Fernando.
A continuación agrega: «Lo mejor es la cercanía que propone una entidad barrial. El compromiso de los profes y entrenadores que están todo el tiempo buscando el crecimiento del grupo y de las distintas actividades. Por otra parte creo que no hay muchas críticas para hacerle a Juventud. Sí existen limitantes de espacio y horarios, a todos nos gustaría tener más, pero son condicionamientos que vienen de la mano con las limitaciones propias de un club de barrio».
Al margen del recreativo, que es un equipo mixto, a mitad de 2016, Juventud también formó su conjunto masculino de mayores. «Jugamos el Torneo La Amistad, organizado por la Asociación Argentina de Sordos y terminamos en el segundo puesto. La categoría creció mucho. Se puede ver en varios de los compañeros del equipo, que hasta hace un año no habían jugado nunca y hoy están participando en un torneo, integrados a un equipo y jugando con un sistema».
A propósito de su rendimiento individual, señaló: «Nunca me conformo con lo que hice, pero creo que mi mayor aporte al equipo, junto con otros chicos, fue la experiencia de tantos años jugando y tratar de apoyar a los que jugaban por primera vez».
Apasionado del voley, Fernando resumió su trayectoria:
«De chico empecé jugando en Club Italiano, de Caballito.  Después anduve por diferentes lugares, solo para jugar y divertirme. De más grande, me dieron ganas de entrenar de nuevo y me fui a jugar al Club Ciudad».

14633240_1550933681599754_8459419574048697037_o1

La foto de la premiación en el Torneo de la Amistad. Es el que tiene el trofeo en la mano.

En relación a la función que la entrenadora Paola Ponce le pide que haga, resumió: «A lo largo de mi trayectoria pasé por casi todos los puestos. En Juventud la DT inicialmente me pidió que fuera punta, pero cuando necesitó que jugara de armador o de opuesto lo hice lo mejor que pude.
Diseñador de profesión («y un modesto dibujante», desliza) Fernando es un flamante papá: «Mi mujer y Sofía, mi hija de tres meses, me apoyan, como en todo. Mi familia sabe que esto del voley me sirve para mantenerme activo y para descargar tensiones».
Apenas 11 años tenía nuestro entrevistado cuando eligió  el voley como su deporte predilecto. «A esa edad arranqué y solamente interrumpí los entrenamientos mientras estudiaba en la facultad, aunque seguía jugando con amigos cuando podía. Nunca me interesó entrenar o competir en otro deporte. El voley es el deporte que me gusta ver y jugar. Jugándolo me olvido de todo, es mi descarga permanente. Y si es con amigos, mejor».
Su última frase, le da pie para opinar del otro equipo que integra: el recreativo-mixto: «El recreativo es otra cosa. Otra exigencia. Es más relajado y la gente se junta a divertirse un rato».

Deja un comentario