Gente de Cole

«LOS INVITAMOS A VER ALGO DISTINTO»

Una casa de principios del siglo pasado, reconvertida en una de las sucursales de «Candela», la repostería de zona norte que debuta en la Capital Federal.

La vida te da sorpresas… y Colegiales también. Es así que el nuevo local de Candela ya cambió de manos. Un mes atrás, publicábamos un reportaje a Silvina, quien se había hecho cargo de la franquicia del local ubicado en Zapiola y Elcano. Sin embargo, a los pocos días nuestra entrevistada ya no era su titular. En su lugar, estaba Matías (foto). ¿Qué ocurrió? El mismo Matías lo cuenta en esta nueva nota.
«Silvina tuvo un problema familiar y no pudo seguir. Entonces la empresa nos ofreció el local a nosotros, que hacía un tiempo que estábamos buscando algo para expandirnos un poco más. Hasta el momento teníamos las sucursales de Candela en Villa Bosch y Ciudad Jardín», indica este vecino de Villa Urquiza, quien a la par de  sus padres Alicia y Juan, y su hermano Cristian, se encarga de los locales. Los tres, al igual que el resto de las franquicias, dependen de la casa central, que se encuentra en Villa Martelli.

20161205_114708
-¿A cada miembro de la familia le toca un local en particular?
-No, para que nadie se canse ni se aburra todos vamos rotando por los tres locales. Por lo menos, hasta que nos vayamos acomodando. Aparte tenemos un grupo conformado por Aluminé, Lourdes, Anahí, Victoria. Y estamos a busqueda de otra empleada. La expectativa es la de cubrir todos los puestos lo más rápido posible.
-¿Qué diferencias hay con la gestión anterior?
-No hay tantas diferencias porque al depender de una misma casa, todos seguimos su línea. Todos, también, en algún momento fuimos a practicar allá. Cada uno, después, le va poniendo su sello. Algunos apuntan más a determinado producto, otros a la limpieza, otros al tipo de atención. Y así…
-¿Y cuál es el sello de Candela-Colegiales?
-Tiene que ver con tratar de mostrar lo que tenemos. Salimos a caminar por el barrio para que la gente deguste nuestros productos y los conozcan. Lo mismo hacemos en el mostrador. Y así se animan a llevar cosas que por ahí, antes no tenían la costumbre de llevar.
-¿Qué ofrecen por la calle?
-Cuando tenemos un tiempito salimos con una bandeja de bizcochitos, pepas, medialunas… Cosas que no necesitan frío. Dentro del salón también ofrecemos tortas.
-¿Qué te pareció el local?
-Es muy lindo. Hay un patio grande con mesas y hasta un sector, al fondo, que todavía se puede seguir explotando, poniendo más mesas o juegos para chicos. La construcción original tiene más de cien años. Un lugar con tanta historia, resulta muy atractivo para los clientes. Los invitamos a ver algo distinto. Esto se asemeja a una casa de té para pasar lindos momentos en familia o con amigos. Está bueno para venir a estudiar o  sentarse con tranquilidad a hacer algún trabajo.

20161027_121907

En la parte trasera, hay mucho espacio como para seguir innovando.

-¿Qué tipo de experiencia tenían en gastronomía?
-Hasta que abrimos «Candela» en Villa Bosch, ninguna.  Con el tiempo fuimos aprendiendo y podría decirse que hoy sí, un poco sabemos del rubro, aunque se aprenden cosas nuevas todos los días.
-¿En lo personal te dedicás a otra cosa?
-No, al igual que toda mi familia estamos enfocados cien por ciento en «Candela». Al principio teníamos todos otro trabajo, pero esto es bastante demandante, hay que estar. Es necesario que estés permanentemente atento porque la mercadería debe ser controlada todos los días, las compras hay que hacerlas… Y como no usamos conservantes ni aditivos hay que cuidar que nada pierda su frescura.

canela1996

El frente de la antiquisima casona donde hoy está Candela. Se respetó la estructira original.

-¿Cómo se preparan para las fiestas?
-Con optimismo. Tratamos de que la gente haga su pedido con tiempo, así llevan los productos lo más frescos posible. El pan dulce está por entrar y junto con los sandwiches de miga, son nuestros puntos más fuertes.
-¿Cierran en Navidad?
-Sí. El local está abierto de lunes a lunes, de 7 de la mañana a 9 de la noche, con horario corrido. Sólo cerramos el 25 de diciembre, el 1 de enero y el 1 de mayo.

Dirección: Zapiola 1575. Teléfono: 4552-0976.

Deja un comentario