Deportes DyS Colegiales

Mario Dolcemelo, jugador de billar de primera categoría: «Es mi segunda casa»

En esta señera institución que tiene al básquet como el deporte practicado por más socios, el billar -por tradición y cantidad de adeptos- mantiene una ponderable vigencia. En el salón ubicado a la izquierda del Resto Bar, hay un mundo en el que conviven los fanas de esta apasionante actividad. Uno de ellos, es Mario Dolcemelo, un jugador que además de ser uno de los más representativos del club (y uno de los mejores, si bien, por su humildad, nunca lo reconocería), forma parte de la Comisión Directiva de Colegiales. «Vine por primera vez hace 30 años. Yo vivía en Olleros y Conesa pero soy de Baradero, provincia de Buenos Aires. Al enterarme que había un club en el barrio sentí la inquietud de venir y nunca más me fui. Habré faltado alguna vez pero cuando se puede, estamos acá todos los días. Me gustó todo: la muchachada, la idiosincracia, la manera de manejarse, todo…», cuenta. De inmediato, café de por medio, ofrece su visión sobre el club y sobre la disciplina que tanto lo apasiona:
-El billar ya me gustaba desde antes. Lo juego desde que tenía 19 años. Hace 50…. Empecé en Baradero pero los pasos más importante los hice en Buenos Aires, con jugadores de mayor nivel. Cuando vine al club ya tenía cierta experiencia.
-¿Viniste buscando un lugar donde seguir ligado a este deporte?
-Claro. Me contaron que acá se practicaba… Y hubo grandes maestros dirigiendo la sala, como el gran Osvaldo Berardi, fallecido hace poco, que fue campeón mundial. También frecuentaron la institución excelentes jugadores como Miguel Borelli o Manolo Girbes… Aquí se han hecho torneos argentinos.
-¿Actualmente no?
-No pero se volverán a hacer. En estos momentos justamente nos encontramos abocados a reflotar ese tema. Está planificado. Cuando tengamos las mesas más arregladas esto volverá a contar con otra jerarquía.

imagen-847

Dolcemelo y algunos trofeos obtenidos por la actividad a lo largo de la historia.

-¿Qué opiniás sobre el billar en el club hoy por hoy?
-Quizás haya decaído un poquito pero yo tengo mucha confianza en que se va a levantar. Tenemos un promedio de 30 o 35 jugadores.
–¿Cuáles son los mejores jugadores de Colegiales?
-Y… unos cuantos. Hay muchachos muy representativos. Lo que pasa es que en estos momentos no hemos intervenido en campeonatos porque no estamos federados, pero acá hay jugadores de relieve que puede jugar tranquilamente..
-¿Cómo ves tu nivel personal?
-Y… digamos que me entrevero…
-¿En qué especialidad?
-Yo soy «tresbandista». Pero en el billar juego a todo: libre, cinco quillas… Por más que en estas dos últimas categorías no sea fuerte… Lo que sí me apasionó desde siempre son las Tres Bandas. Es uno de los juegos más completos que existen.

imagen-850

Una vista panorámica del excelente salón que posee el club para la práctica de billar.

-¿Al no haber torneos se juegan sólo amistosos?
-Así es. Yo, por ejemplo, trato de hacerme uno o dos partidos por día. El billar es uno de los juegos más hermosos de mesa que hay. Cuando lo empezás a entender, más te atrapa.
-¿Cómo te involucraste a nivel institucional?
-Cuando un gran presidente que tuvimos, Jorge Gómez, una excelente persona además, me invitó a que lo acompañe en la Comisión Directiva. Ahí quedé y sigo, porque me interesa todo lo que pasa en el club. Esta es mi segunda casa. Hay mucho sentimiento.

imagen-845

Dolcemelo junto a su amigo Roque. A la derecha, el escudo del club.

-¿Vas a ver también el básquet?
-Bueno, a veces lo veo. No es mi fuerte pero hay muchos muchachos de la Comisión que están muy metidos en el tema. Y eso es una gran cosa porque ha traído al club a 300 familias. Eso es importantísimo.
-¿Cómo ves al club en general?
-Lo veo en alza y con una muy buena administración. A pesar de todas las dificultades económicas, nosotros siempre vamos a ir para adelante.

Deja un comentario