Gente de Cole

LA PARRILLA DE ROLO

Nuevo restaurante en Federico Lacroze y Crámer.

En Federico Lacroze y Crámer, un nuevo emprendimiento desafía ciertas leyes de la crisis («hacer la plancha»), estableciéndose en la tradicional esquina con el pomposo nombre de La Parrilla de Rolo.
Desde hace un mes, este sitio manejado por cuatro socios, tienta a todo el vecindario con el humo de la carne asada que brota por sus chimeneas y una interesante oferta gastronómica. La Voz de Colegiales conversó con sus integrantes, entre los cuales, Rolo aparece como el estandarte -de ahí el nombre de fantasía-, con motivo de su notable talento para la parrilla.

2016-07-07 16.28.58

Los cuatro «fantásticos»: Leonardo, Rolo, Julio y Jeancarlo.

Los que opinan son Julio, Leonardo, Jeancarlo e inclusive el propio Rolo, un santiagueño de 43 años cuyo verdadero nombre es Mario Rolando Cuellar:
Cuenta Julio: «Hace 90 días comenzamos con las obras y dos meses después inauguramos. Parte del secreto es poder trabajar así, en conjunto. Todos los muchachos tenemos una activa participación y eso nos permite trabajar con tranquilidad».
«Rolo estuvo completamente de acuerdo con la denominación Había una serie de nombres alternativos pero quedó este».
«Arrancamos cuando el local aún no estaba terminado, ya que es difícil hacer una gran reforma edilicia en poco tiempo. El balance es positivo. Por los comentarios que hemos recibido, a la gente le está gustando. Y por la cantidad de clientes que han venido, estamos conformes. Por supuesto que las expectativas son mayores a largo plazo».

2016-07-07 16.27.48

El equipo y sus colaboradores.

«Es un momento bastante particular. Hay que tener paciencia y una cuota de anticipación en función de lo comercial, que es lo que hicimos. Esperemos que las cosas se acomoden, el país mejore y que haya más plata en el bolsillo para que la gente esté feliz».
«Nosotros ya contábamos con una trayectoria en lo culinario. Por ejemplo, en la época de los tenedores libres tuvimos a Free Way, en Lacroze 2870, acá a media cuadra. Funcionó desde 1994 hasta el fin del uno a uno. Ahí se produjo el descalabro. Después, los números no daban como para seguir. Todo lo que era tenedor libre casi que dejó de existir, por la estructura tan pesada que tenía. De hecho, son muy pocos los locales de ese estilo que siguen en actividad».

2016-07-07 12.14.47

Una imagen del salón.

«Luego los cuatro fuimos tomando caminos diferentes y hoy estamos acá, nuevamente en Colegiales, donde tenemos gran parte de nuestro corazoncito».
«Esto es la parrilla urbana, es como el quincho que tenés en tu casa. La idea es que vengas a un lugar distendido, donde puedas ponerte short y ojotas o saco y corbata, si volvés de trabajar. Esos opuestos se dan mucho en este tipo de restaurantes».

2016-07-07 12.13.21
«Los precios están ahí, salpicando… Uno tiene la sensación de que ya no va a aumentar nada pero no es tan así. Hay artículos que lamentablemente siguen subiendo. Hace unos días la gaseosa lo hizo un 15-20 por ciento. La carne, por ahora, se mantiene en el precio con el que arrancamos. Igual esto es económico y familiar. Comés en abundancia y la mercadería es de primera».
«Delivery no utilizamos. Al menos por ahora. Ese es todo un tema: no podés comer asado frío. Lo que sí hay es venta de mostrador.  Y los horarios son simples: estamos de lunes a lunes, con almuerzo y cena».

«ME ENCANTA COLEGIALES»

2016-07-07 12.13.59
Rolo, es la estrella del restaurante. Julio lo definió así: «Es un maestro parrillero, es para verlo, fotografiarlo, filmarlo… Es un mago de la parrilla, en función de cómo te saca las cosas en calidad y cantidad. Lo pueden apurar con diez o veinte pedidos en simultáneo y el tipo te la dibuja como el malabarista que tira los palitos en el semáforo».
Por su parte, Rolo indica que está «muy contento por cómo se viene dando la cosa. La atención y la comida es excelente. Yo siempre fui gastronómico desde que vine de Santiago hace 25 años». Vecino de Teodoro García y Conesa, además, no ahorra elogios para con el barrio: «Me encanta Colegiales, me gustaría quedarme acá toda la vida».

1 comentario

Deja un comentario